V Congreso Iberoamericano de Cultura

La semana pasada (días 20-22 de noviembre de 2013) se celebró en el Palacio de Congresos Expo v_congreso_iberoamericano y en el edificio Etopia de Zaragoza el V Congreso Iberoamericano de Cultura. Estos congresos llevan celebrándose desde 2008 con una firme voluntad, destacar el potencial de la cultura como base de desarrollo y como elemento de cohesión de los pueblos de la región, ofreciendo una oportunidad única para repensar la región así como para entender esos más de 500 años de historia común, de encuentros, desencuentros e intercambios.

En esta quinta edición, por primera vez en España, el objetivo era abordar algunos de los grandes desafíos que la revolución 2.0 presenta al mundo de la cultura más tradicional así como destacar las numerosas posibilidades que este nuevo contexto también ofrece al sector. La cultura en red y la facilitación de las relaciones entre instituciones, iniciativas y países alejados geográficamente que estas nuevas tecnologías aportan también serán aspectos clave. En esta V edición se busca traspasar como nunca antes los límites institucionales de estos congresos e invitar a la sociedad civil a presentar y debatir en el marco del Congreso.

Pues bien, ante el tema elegido, Cultura digital, cultura en red, acudimos a este evento ansiosos por conocer los caminos por los que se está transitando en los países hermanos. Por cuestiones de trabajo, el único día que no teníamos clase y pudimos asistir fue el jueves. Escuchamos las ponencias plenarias de la mañana junto con la presentación de los 21 proyectos más innovadores del concurso “Emprende con cultura”. Ya por la tarde, después de una muy mejorable comida, asistimos a la presentación de algunas experiencias así como al debate de algunas mesas redondas.

Tras un día intenso, quería reflejar sucintamente mis impresiones de lo que allí vimos y escuchamos. La inmersión de la cultura en el mundo digital, como en cualquier disciplina de la vida, es algo ineludible en el mundo actual que vivimos, es lo que nos ha tocado. Vimos cosas interesantes como la presentación sobre gestión de datos o Big Data, definida como el petróleo del siglo XXI (con lo que no puedo estar más de acuerdo), o casos de emprendimiento en la era digital o la cultura del Remix. De todo lo que se escucha se puede aprender algo o reafirmarte en que tu forma de actuar es la correcta o ayudarte a redirigir la misma.

La única espinita con la que salí clavada fue en la concepción que se tiene del concepto de cultura. Todas las experiencias y proyectos se centraban en las disciplinas del arte, el cine, las humanidades, el periodismo, el turismo… Noté en falta las disciplinas llamadas de ciencias y tecnológicas que, por otra parte, al tratarse de cultura DIGITAL esperaba que aparecieran por alguna parte. Pues bien, ni en los actos a los que pudimos asistir ni buscando en todo el programa encontramos nada relacionado con estas disciplinas con lo que da la impresión de que no estén consideradas dentro del concepto de cultura. ¿No existe la cultura científica? ¿ni la tecnológica? Que me lo expliquen. Tengo que decir que no solo fue una impresión personal sino que el ponente Javier de la Cueva en su intervención en la mesa redonda “Cultura Remix: los beneficios derivados de una cultura abierta y compartida”  también hizo pública esta reflexión, siendo una persona no sospechosa de barrer para su casa ya que es abogado especializado en propiedad intelectual, lejos de lo que hemos llamado en denominar ciencias y tecnologías.

Por último, también eche de menos alguna participación por parte de nuestra universidad pública en el programa de actos, bien como representación institucional, presentando alguna ponencia o moderando alguna mesa, o bien presentando algunas experiencias. De nuevo me quedó la amarga sensación de que la universidad no es cultura. No conozco si esta ausencia fue debida a la organización o a la propia institución pero de una forma u otra el resultado no es muy positivo.

Nos vemos por la red.

@jlalejan